Locus fantasmagóricus

Una cosa es que te cuenten la historia de un fantasma que aparece en un rancho de pescadores junto al río ciertas noches. Pero otra cosa muy diferente es que del techo del rancho se te caiga el fantasma justo en frente, pero por partes: primero las piernas, después los brazos, el tronco, la cabeza… Y que el espectro se vaya armando trozo por trozo frente a tus ojos.

Mi abuelo David
Abuelo David

Lo cierto es que una aparición semejante no es casual, señala que algún tesoro escondido existe en el locus fantasmagóricous. Y, por cierto, lo hubo, y esto fue en El Colorado, en la provincia de Formosa. Me lo contó mi abuelo David, compinche del hombre que vio al fantasma y desenterró el tesoro. Si me lo dice mi propio abuelo… cómo no volver a contarlo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s