Preparando Artilugios

Reciclar. Resignificar. Deconstruir y volver a construir. Probar. Cortar. Pegar. Buscar la forma, encontrar el sentido…

Mudanza: proceso de deconstrución.
Mudanza: proceso de deconstrución.
Tucu tú, tucu tú (prueba)
Tucu tú, tucu tú (prueba)
Mono uá, uá, a-á (prueba)
Mono uá, uá, a-á (prueba)

De eso se trata este proceso de búsqueda plástica que estuve empezando en estos días con ayuda e incentivo de Guillermo, mi compañero de muchas aventuras y experiencias artísticas durante mi último año y pico en Formosa. Guille es titiritero y un apasionado del reciclado en todas sus dimensiones. Él me aporta materiales, técnicas, ideas, compañía y mucha fuerza para este viaje.

El hilo de las sierras (en proceso)
Un Pechocho, en proceso
Un Pechocho, en proceso

Tengo un binomio fantástico: por un lado, leí bastante teoría sobre semiótica, deconstrucción, historia del arte, sentido, forma, valor estético, significados, interpretación, lecturas, etc. durante mi carrera; por otro lado, cuando era chica dibujaba mucho, incluso publiqué algunas ilustraciones en una revista en Salta. Pero esa inclinación por el dibujo tuve que abandonarla para ponerme a leer todas esas teorías en toneladas de fotocopias en la facultad durante años y por otras pasiones que ocuparon mi tiempo. En ese tiempo, cada tanto salía un dibujo, pero se cortaba el chorro enseguida con exámenes y otras ocupaciones; la pausa larga hacía que me costara mucho retomar el pulso y el resultado era un poco frustrante. Creo que ahora es el momento de retomar aquello, y de ablandar los dedos nuevamente con los trazos -que siempre son desprolijos pero porque así me gustan, (¿así soy?)-; me parece que es tiempo de buscar nuevas figuras y de recuperar el collage que siempre fue lo que más me atrajo y, por qué no, de animarme con los colores, que es la parte más difícil para mí.

"Un pechocho" terminado.
“Un pechocho” (el primero terminado).
Montés (en proceso)
Montés (en proceso)
"Miaux" en proceso.
“Miaux” en construcción.

Estoy en un proceso de búsqueda, de creación, de confección de pequeños cuadritos que llevaré en la mochila porque, quizás, me ayuden a seguir en viaje; si no los puedo vender al menos serán un obsequio genuino para la gente que me de una mano en el trayecto. Me doy cuenta que este es el momento de poner a trabajar todas mis turbinas, tengo que poner en marcha todo lo que sé hacer para subsistir en el camino y para encontrar nuevas vías retomando algunas sendas que habían quedado truncas o postergadas.

Collage, probando Mono uá
Collage, probando “Mono uá uá”
Otra prueba de Tucu tú
Otra prueba de Tucu tú

No estudié dibujo, lo que sé lo prendí de mi padre, viéndolo hacer y tratando de imitarlo, aunque lo mío nada que ver con lo suyo, él es un gran ilustrador de humor; cuando era joven publicaba en un diario local. Creo que los dos éramos grandes lectores de historietas y eso también como que marca a fuego. En estos días lo vi retomando la fibra negra y sacando personajes en una hoja como si nunca hubiera dejado de hacerlo, aunque hubo una larguísima pausa en la que ya no dibujaba, pero hizo otras miles de cosas, como escribir una decena de libros de todos los géneros posibles. Mi viejo me inspiró, por su culpa tuve ganas, yo también, de retomar la fibra negra y de probar. Ahora me doy cuenta de que todo sale como si una vena se hubiera abierto y derramara tinta negra en la que vienen nadando todos los cuentos infantiles de animales que leí en el Plan de Lectura mientras trabajaba, en Relatos en las Orillas con Guillermo, durante mi Maestría en Literatura para Niños en Rosario. Todo eso, más lo anterior, quiere ser tinta negra y collage.

ilustraciones en proceso
ilustraciones en proceso
ilustraciones
Gato en proceso
Vaca Florita en proceso
Vaca Florita, en proceso.

Lo que quiero decir es que en este proceso me di cuenta que en la vida todo suma, todo converge, hasta lo más disímil en algún momento se da cita y se produce algo nuevo. Incluso el dolor y los momentos duros de la vida aportan.

Pienso en el “binomio fantástico” de Gianni Rodari, gran promotor de la lectura y de la fantasía, que propone el juego unir dos elementos muy alejados entre sí en la realidad, lo que obliga a activar toda nuestra creatividad para lograr inventar una proximidad que no existía hasta ese momento. Voilá, así se crea algo fantástico. Pero no fue Rodari el que inventó esto, es propio de las Vanguardias Artísticas de inicios del siglo XX; además, también tengo presente el efecto Kuleshov, un estudio sobre montaje en cine:


Bueno, en eso estoy, entre seguir trabajando, armar mi mudanza y preparar cuadritos para el camino. Parece que también se viene un kamishibai, si alcanza el tiempo; en japonés significa “teatro de papel”, es una especie de teatrín para contar cuentos que usaban en Japón los monjes budistas para relatar historias con enseñanzas a los analfabetos; luego se volvió una profesión de hombres que recorrían el imperio en bicicleta, y aprovechaban las funciones para vender golosinas a los niños.

resignificando "La línea de las sierras", que está en proceso.
Resignificando “La línea de las sierras”, que está en proceso.
Otro mono uá que en el proceso se arruinó.
Otro “Mono uá” que en el proceso sufrió un poco.
"Yo llevo el límite" en construcción.
“Yo llevo el límite” en construcción.

Y así sigo, intentando artilugios para la travesía.

 

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s