Hoy conocí Canasvieiras…

Florianópolis es una gran isla, tanto como para llegar a olvidar que de una isla se trata. Su tamaño fue lo que más me impactó. No creo que la psiquis de alguno de sus habitantes llegue a verse afectada por la idea de estar encerrados en un pedazo de tierra rodeada de agua, ya que, de hecho, agua hay alrededor y en todos sus recovecos internos. Y agua es riqueza. Creo que podría definir a Florianópolis como un laberinto de aguas dulces, salobres y saladas. Agua en lagunas, en ríos, en riachos, en canales, en pantanos, en sus orillas oceánicas; y agua que cae del cielo intermitentemente.

Cuando llegué a la isla desde Porto Alegre con la familia de una amiga, tuve la suerte de que ellos insistieran en llevarme hasta mi destino final: Barra de Lagoa, a pesar de que no les quedaba a mano. Primero me asusté cuando pasamos por la parte continental: ciudad enorme, demasiado cemento, tráfico intenso, moles habitacionales contaminando la visión de un paisaje natural que todavía araña las orillas de “la civilización” para que no se olvide su magnífica presencia. Me asusté; “dónde me estoy metiendo”, pensé. Me angustié; “por qué dejaron que se contaminara de tanta humanidad la isla”, rumié. Entonces, vi unas piedras redondas dispersas de manera casi simbólica en la costa; “¡qué bonito!”, dije; “son las Brujas”, me respondió Rosana y me contó la leyenda. Fue a partir de ese momento que intuí que no todo iba a ser una jungla de cemento y tráfico, y la isla comenzó a hechizarme. Cuenta la leyenda que las Brujas organizaron una fiesta planeando no invitar al Diablo, ya que éste siempre las obligaba a olerle, una a una, el rabo. Cuando el Diablo se enteró de la embrujada  osadía, las convirtió a todas en piedras… Es por eso que hay muchas brujas petrificadas en las playas de Florianópolis, no sé si las vieron.

Imagen
Una piedra en la parte embrujada de la isla…

Hoy descubrí donde está el Diablo. Creo que es en el centro de Canasvieiras, a veces conduce la banana loca, otras veces es uno que alquila silletas. Qué lugar tan espantoso. La ciudad es “chata”, como se dice en portugués, y su playa parece la mismísima fiesta del Diablo. Una lámina anoréxica de arena abarrotada de turistas hispanohablantes (argentinos, uruguayos, paraguayos…)  amontonados como sardinas en traje de baño, comiendo y bebiendo sin parar. Y cuánta basura y mal olor. Creo, realmente, que el diablo los tiene hechizados ¿por qué se amontonan ahí?, ¿para olerle el rabo? habiendo sitios tan hermosos en el resto de la isla. Me parece que es hora de despertar a las Brujas para ir a hacer la fiesta a otro lado. Barra de Lagoa, por ejemplo, o Laguna de la Conceiçao, qué lugares maravillosos. Cuando vean en una publicidad, como yo lo vi tantas veces cuando tenía una vida normal, promociones para venir a Canasvieiras, por favor, no crean que eso es Florianópolis. Les paso un mejor dato, algunos hechiceros me recomendaron buscar Brujas escondidas al sur de la isla, mañana voy a pesquisar, luego les cuento…

Imagen
Una chica embrujada se tira al agua con los senos al aire en Barra da Lagoa, Florianópolis.

Por suerte estoy “morando” en las afueras de Canasvieiras, en un gran parque con tres lagunas, árboles, yacarés  y monos; además, más cerca que el centro me queda la terminal de ómnibus donde puedo tomarme una cápsula insular que me lleve a otros destinos más embrujados y menos endiablados, como Santo Antonio de Lisboa o Playa de los Ingleses. O se puede viajar a dedo, como hicimos con Joela e Isidro…

526475_623243727690498_2036832510_n
Lagoa de la Conceiçao – Barra de Lagoa
603851_623331451015059_576106242_n
Isidro y Joela, a dedo, Barra de Lagoa

Por favor, créanme, no hagan tantos kilómetros para amontonarse en Canavieiras, hay tanta magia en esta inmensa isla… Tanta, que hasta Saint-Exupéry piloteaba su avión para traer el correo hasta Campeche -qué privilegiado él, y que privilegiada la isla-. Necesito una varita mágica y una escoba voladora porque no me alcanzan los días para conocerla toda y, moverse por tierra, no es tan fácil en Semana Santa…

 Valle Grande, Canasvieiras, Florianópolis

29 de marzo de 2013

A diario publico fotos del viaje en mi sitio de Facebook, te invito a verlas y a interactuar: https://www.facebook.com/chicalatinoamericana

Anuncios

3 comentarios

  1. Tenés el don de la palabra, de crear realidades con ellas. Acabo de recorrer Canasvieiras. Muchas gracias por el viaje.

  2. Gostei dos teus pensamentos e de teu estilo literário! Cheguei em Floripa há uns 30 anos e amei! Hoje já não gosto: cresceu demais! Quero morar 100% de meu tempo na serra, aqui perto… Ah, gostei em particular de ” todo iba a ser una jungla de cemento y tráfico”… 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s