Del pegoteo al desapego (una hendidura)

3 de abril de 2014. Sola en la ruta, otra vez. Una fecha que quiero recordar. Fechas, se me llena la cabeza de fechas. 29 de diciembre de 2012, día que salí de casa, día que comenzó este viaje. 21 de mayo de 2013,  día en que comencé a transitar acompañada de Nico; así se inició una gran historia de amor que duró 10 meses, hasta hoy. No se acaba el amor, pero cambia la historia. Por eso hay fechas en mi cabeza, porque parece que hicimos historia.

Hoy es el primer día en que vuelvo a viajar sola. Todos confían en mí, todos saben que ya lo hice y que puedo volver a hacerlo. Todos saben que me va a ir todo bien. Nadie está asustado ni sorprendido. Sólo yo…

Imagen

La gente dice que a Nico lo encontré en el viaje y que, de la misma manera, en el viaje lo puedo perder. Y punto. Yo no lo creo así. Nos unió el universo. Teníamos que encontrarnos. Nuestras almas se adhirieron una con otra, se pegotearon. En 10 meses vivimos una vida juntos, una vida de siameses. Más de 300 días yuxtaponiéndonos, pasando las 24 horas de 300 días pegados; mañanas, tardes, noches… El viaje, el amor, la conexión, las ganas, la comodidad, hicieron que perdiéramos  nuestras individualidades y nos convirtiéramos en una dualidad.

Muchos decían: ¡qué linda pareja! Pero no se daban cuenta que, en realidad, no éramos un par, sino un solo ser cuadrúpedo, de dos corazones… Fue una experiencia única y maravillosa, por eso duró tanto, porque quisimos, porque nos gustó. Pero ahora me sorprendo de lo mágico e inhumano que fue vivirlo. Creo que nadie pasa tantas horas sin separarse de otra persona, como lo hicimos nosotros. La gente tiene un tiempo propio cuando va al trabajo, a estudiar, a encontrarse con amigos… Nosotros no nos despagábamos nunca, cada segundo que pasaba era del viaje, y queríamos vivir todo “el viaje” juntos. Es decir que, más o menos, vivimos dos tiempos en uno. Y por eso pienso que, en sólo unos meses, podemos decir que  vivimos toda una vida juntos. Teniendo en cuenta que en un viaje cada día se multiplica por 3, o por 5, por la condensación de experiencias nuevas de cada día. Y fue hermoso, claro.

Aún lo es, mientras me alejo de su última sonrisa en la terminal de ómnibus de Fortaleza… Muy pocas veces pasé por terminales en este viaje, y es que las terminales son para terminar etapas; y las despedidas tienen que ser siempre en terminales de ómnibus, de trenes o en aeropuertos… No me gustan las despedidas, pero esta fue hermosa, llena de amor y de esperanzas puestas en la individualidad del otro. Sin embargo, hay partes de mí que duelen, duele desprenderse de un siamés, es una cirugía delicada y riesgosa.

Era evidente que un ser de cuatro patas que habla con dos bocas y tiene dos cerebros, no podría haber durado mucho más en este mundo… Lo nuestro realmente ¡fue fantástico!

Ahora decidimos recuperar cada uno su cabeza, su corazón, su voz y su rumbo en el mundo. Pero el amor que nos unió sigue siendo un puente intergaláctico en el universo.  Uno indestructible.

Gracias, Nico, por vivir conmigo esta experiencia de ficción, esta monstruosa y maravillosa vida. Hoy leí que a un tigre sólo se lo caza amarrándole la huella… y vos sos uno de esos.

Otras vidas nos esperan. No te olvides que quedan los puentes.Imagen

De Fortaleza a Moitas

3 de abril de 2014

Anuncios

2 comentarios

  1. Cecilia,
    Me emocionei lendo….lindas palavras, linda história de amor, linda viagem, linda você!!!!!
    Muita sorte nessa sua nova jornada.
    E nunca sabemos aonde o mundo vai nos levar….. que surpresas ele vai nos trazer, que surpresas vai fazer voltar pra nós 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s