Sobre el “terrorismo” y el poder de las lechuzas

857679_610301602317150_282211969_o
Obra de Juancho Del Papa

Leyendo… sobre el concepto de “terrorista”… así, pues, me siento un poco terrorista del “orden” por intentar seguir mi propio camino según pautas de otras cosmovisiones; así, pues, espero seguir esquivando las “torturas” que el sistema nos tiene reservadas, por ser una prófuga del “orden”, por no creer en el sistema educativo, por no sentirme dueña de verdades a ser re-transmitidas como docente (por no sentirme afín a ocupar ese “lugar de poder” y no querer prolongar ese “orden” para otros); por creer en el lacerante (o terapéutico) poder de las palabras (y no tomarme cada cosa a la ligera); por ser transeúnte ilegal en Brasil (aunque yo me sentía feliz y poco preocupada por mi “clandestinidad”, por más que ya salí, hay gente que aún me lo reprocha); por escapar a la posibilidad de firmar un contrato de tres meses de trabajo (aquí y ahora, nunca pensé que la palabra “contrato” pudiera hacerme temblar de miedo) y, por eso, tengo que aprender mentiritas para esquivar a los “controladores” del orden; por viajar cuando quiero y como quiero, y no cuando el sistema me dice que es hora porque ya “me merezco” una o dos semanas de vacaciones y, como casi nunca pago hoteles ni transportes, pues claro, con seguridad que dentro de los números del sistema soy una indisciplinada terrorista…

Pero sé que no lo soy. Sé que no hay “Eje del Mal” ni “Eje del Bien”, todos tenemos dentro un poco de las dos cosas. (De paso, necesito decirlo: me molesta la gente con síndrome de “santidad”, es decir, que nunca se reconocen una pizca de maldad ni margen de error en sus acciones). Desde mi cosmovisión, y la de muchos otros que voy encontrando, simplemente elijo vivir más acorde a los ciclos naturales, mentales y espirituales, otros órdenes que no tienen nada que ver con un sistema económico ni el sueño de una casa propia o de una jubilación… No sigo pautas del sistema, sigo las señales del camino. Y sí, muchas veces el camino se enreda con el sistema, a veces son caminos polvorientos, otras son autopistas; a veces voy en bicicleta, otras veces estoy sobre un camión que transporta muchas de nuestras tragedias. A veces me equivoco de camino, a veces me confundo de sistema. Pero voy surfando cada ola tratando de entender que son olas, y que yo sigo siendo la que las surfea, no soy la ola, ni la tabla… Y “yo”, “tabla” y “ola” son sólo palabras, y las posibilidades de combinar las palabras son innumerables, no hay una “gramática” de los significados, sólo de sus formas, que son una convención, y las convenciones mutan. Mis convenciones también van mutando…

Pienso que, aunque la luna llena siempre vuelva, su presencia nunca significa lo mismo, por eso vale la pena salir a observarla y a leer cada luna llena que regresa. En Brasil conocí grupos de personas que se reúnen a festejar cada vez que la luna cumple un ciclo… Lo mismo con los atardeceres, cada día el sol se oculta, pero nunca sentimos exactamente lo mismo al verlo, aunque todo se reduzca a una misma palabra en español: “atardecer”… En Uruguay aprendí que un atardecer hace que se pare el “mundo” de los “quehaceres”, porque a un atardecer hay que ir a observarlo, mejor si es acompañado, mejor si es con un mate y, al último rayo, hay que aplaudirlo, como si del final de un concierto se tratara…

Por otro lado, no tengo abogados que me protejan en este desliz de indisciplina, pero anoche soñé que cinco lechuzas, desde cinco árboles diferentes, me observaban y me protegían mientras iba pasando a pié por un camino de tierra… La sensación fue bellísima. Y ya está. Es la fuerza que me basta para seguir… soy una chica latinoamericana y hay otros órdenes mágicos y poderosos (también) que me avalan (o que yo avalo). Aunque no pueda medirse cuantitativamente, ni demostrarse científicamente. A las cinco lechuzas las siento como símbolos de protección y sabiduría, pero en otra ocasión podrían significar algo más siniestro. Por suerte, a estas las sentí amigables, aunque no así al concepto de “terrorismo” que descubrí hoy…

Cada día lucho por mi pequeña revolución personal. Cada día, y más por ser mujer (mujer-Ceci y no mujer-sexy), tengo que enfrentar prejuicios, cuestionamientos, soledades existenciales, gente que te quiere tirar abajo tu pequeño mundo por hacer las cosa de forma diferente. Pero también encuentro muchas personas poderosas, mágicas (en el sentido de que tienen “duende”, como dijo García Lorca), comprometidas en sus propias luchas; me dejo contagiar y sigo, y prosigo… Las palabras son las velas de este viaje que suscribo, desde la piel hacia adentro y que escribo, de la piel hacia afuera…

521174_11049782_lz
Obra de Ashley Percival

 

Este es un pedacito del texto que me trajo esta avalancha de pensamientos, si bien acá habla de temas más violentos y profundos, son sólo ejemplos magnificados del “orden” cotidiano al que hace referencia la autora en párrafos anteriores, pero no daba para copiarlo y pegarlo todo… Leer, pues, es apropiarse de las palabras y de sus significados, y mezclarlos con los textos interiores de cada uno…

In-visibilidad situada (análisis I):

De maneras cada vez más complejas, las contradicciones entre “el orden” del neoliberalismo y el fortalecimiento de un neoconservadurismo a nivel mundial parecen indicar, cada vez con mayores evidencias, que este será el punto de fricción, la zona de crisis, de la fase actual de la modernidad. Puesto en simple, mientras el neoliberalismo apela a la desregulación, a la apertura de mercados, al intercambio (desigual) entre países y regiones y especialmente al individuo como epicentro y motor del proyecto que impulsa; el neoconservadurismo apela al cierre de fronteras, a la regulación rígida y altamente normativa de las identidades y a los valores comunitarios, al regreso a lo “colectivo-primigenio”, al nosotros fundacional.

En la ríspida interface entre estas dos propuestas igualmente poderosas (en términos políticos y económicos) se levanta la cruzada contra el terrorismo, la guerra en Irak y, de manera especialmente relevante, la instauración de políticas de seguridad nacional que apelando a un enemigo “anómalo” justifica cualquier exceso o violación de los derechos humanos.

Indudablemente la tortura no es para los latinoamericanos ningún tema nuevo y el uso del terror sobre el cuerpo es una práctica de larga data que ha sido tematizada amplia y brillantemente en la región. Sin embargo, tanto Abu Ghraib como Guantánamo abren una perspectiva distinta. Se trata de emplazamientos y lógicas que saltan de la escena nacional a la escena global, desestabilizando la noción de “autoría” y aparentemente la de sujeto torturado. Quiero decir que mientras que en los casos de la tortura en Argentina, Chile, Brasil, Nicaragua, El Salvador, México, puede ser claramente ubicado un autor estatal, un gobierno, una dictadura, en el caso de Abu Ghraib y Guantánamo, se desdibuja el Estado y su lugar es ocupado por un llamado “eje del bien” y una convergencia de actores difíciles de asir, aunque sea indudable la responsabilidad central de los Estados Unidos. De un lado, el sujeto torturado en la historia latinoamericana es un “subversivo”, “guerrillero”, “sospechoso”, “izquierdista”, “enemigo del régimen” en cuestión; mientras que el sujeto torturado en los “centros de detención” (pornográfico eufemismo) es uno solo, solamente uno: terrorista, al que no se le reconoce ningún otro tipo de adscripción identitaria y es convertido en “enemigo de la humanidad”. La escala es distinta.” (Rosana Reguillo*)

 

…………..

*Rosana Reguillo es una chica latinoamericana, también es Licenciada en Ciencias de la Comunicación (ITESO. Guadalajara), Maestra en Comunicación (ITESO. Guadalajara) y Doctora en Ciencias Sociales, con especialidad en Antropología Social (CIESAS – Universidad de Guadalajara). Ha sido profesora invitada en diversas universidades de Latinoamérica, España y Estados Unidos. Algunos libros publicados: La construcción simbólica de la ciudad. Sociedad, desastre, comunicación (1996); Ciudadano N. Crónicas de la diversidad (1999); Estrategias del desencanto. Emergencia de culturas juveniles (2002). Cuenta con más de un centenar de artículos publicados en revistas especializadas.

Anuncios

2 comentarios

  1. É. É perigoso viver. É perigoso assumir a própria condição, com tu e eu… “Terroristas” (entre aspas)! Os sistemas estão a nos monitorar! Trabalhei na área de inteligência e espionagem antes de me aposentar… Os sistemas de vigilância anti-terrorismo devem nos ter em mira… Mas sou pacifista! Abomino atos como o que abateu o avião na Ucrânia! Abomino a guerra! Abomino o terror! Mas, não deviam ter retribuído o mal com o mal, não é assim que é ensinado pela doutrina cristã? Ah, papo muito comprido, desabafo “on-line” peligroso. Entrego-me às forças da NSA, da CIA, do DOI-CODI… Mas antes de tudo, me entreguei a D*s…

  2. Mira: https://www.youtube.com/watch?v=MRes6BoRmCw&index=15&list=RDN-DJ5AGZjYM

    2014-07-18 15:01 GMT-03:00 Cesário Simões :

    > É. É perigoso viver. É perigoso assumir a própria condição, com tu e eu… > “Terroristas” (entre aspas)! Os sistemas estão a nos monitorar! Trabalhei > na área de inteligência e espionagem antes de me aposentar… Os sistemas > de vigilância anti-terrorismo devem nos ter em mira… Mas sou pacifista! > Abomino atos como o que abateu o avião na Ucrânia! Abomino a guerra! > Abomino o terror! Mas, não deviam ter retribuído o mal com o mal, não é > assim que é ensinado pela doutrina cristã? Ah, papo muito comprido, > desabafo “on-line” peligroso. Entrego-me às forças da NSA, da CIA, do > DOI-CODI… Mas antes de tudo, me entreguei a D*s… > > > 2014-07-18 13:31 GMT-03:00 Chica Latinoamericana <

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s