Mi corazón hizo crac! y se abrió (en Huaraz)

Ayer se iba Biman, un ser de mucha energía que nació en Sri Lanka y que andaba de paso por Perú, aprendiendo de los maestros andinos…

Cuando vi que se iba, tenía que pedírselo, “¿me hacés Reiki?”. Es que el día que lo conocí en el hostel no paraba de hablar de cómo sintió la energía de Jorge cuando entramos y nos vio por primera vez, hasta que en un momento juntó las manos, dejando un espacio como para formar bolas energéticas, y su power me llegó directo al centro del pecho. Sentí su energía de Reiki tan fuerte que me emocioné. Y empecé a desear, como un vicio postergado, que esa energía se posara sobre mí. Me sorprendí.

Biman nos invitó a buscar a un maestro en las montañas, decidimos no ir, pero encontramos otro en otras montañas que nos invitó a volver a visitarlo, fue un día que empezó a llover. Quizás lo hagamos. Esas cosas cosas nunca se saben…

Biman es un ser que parece meditar todo el tiempo, respira, resopla, sopla largo cuando alguien le habla, sopla largo cuando alguien entra, sopla largo cuando él entra a un nuevo espacio. Me pregunto si cuando soplamos es para espantar fantasmas, o es para sacar un poco el alma para afuera…. Creo que Biman hace las dos cosas. Me imagino pintando un hombre, de piel cetrina, de poncho blanco, con el alma colgándole de la boca, o estirándose como un barrilete, un alma sostenida suavemente por un par de labios. Un alma que se puede quedar, o se puede ir con un beso.

Biman es de otro continente, de otras tierras, de otro mundo, y en su andar se le siente lo foráneo, pero tiene algo tan próximo a todos que dan ganas de estar a su lado, o de ir a Sri Lanka.

Cuando Biman ve a alguien por primera vez, esa persona se le traduce en dolores, imágenes, pensamientos, sufrimientos. De alguna manera, Biman ve más allá, te des-cubre. Cuando Biman me mira a los ojos empezamos a reír sin parar, atacados, sin motivo, sólo por mirarnos. Y esa mirada negra y profunda y extraña, es para no soltarla con descuido.

Dice Biman que tengo un espíritu de niña, espontáneo e ingenuo, que parece ingenuo, pero que no lo es. Dice Biman que cuando me mira ve imágenes de mi tierra en su mente, yo se las proyecto, y me pregunta: ¿por qué piensas tanto en tu tierra y en tu familia? Y le respondo: todo el tiempo esas imágenes están dentro de mí, no me han soltado, no lasdejo ir. Y me dice, convencido: vas a volver a tu tierra. Y pienso: claro que voy a volver. No me he ido para no volver.

Cuando Biman me hizo reiki yo sentí sus palabras en un idioma tan extraño como mágico, sus soplidos, sus manos revoloteando alrededor de mi campo energético, su danza de poncho que se abría como alas de lana. Y yo sólo me concentré en dejar entrar la luz, como hice otras veces.

Hasta que Biman empezó a reír, y yo estaba tan concentrada que esta vez no me tenté. Seria, como volviendo de un sueño, le pregunté, ¿de qué te reís? ¿No escuchaste?, me dijo, ¡es increíble! Tu corazón hizo un ruido como de quiebre, se abrió tu corazón… Hizo crac, crac, crac… Es increíble!

¿Qué es lo que tanto quieres hacer y no lo haces? Me preguntó en inglés. Hay algo a lo que haz cerrado tu corazón. Quiero pintar. Tengo muchos deseos de pintar. Y no puedo. Tengo otras cosas que hacer. ¿Te puedo mostrar mis pinturas? ¡Claro! ¿Hay algo que no quieres decir o mientes? Le dije que no, pero luego me di cuenta que sí había algo más: tengo sed de reencuentros más quede nuevos encuentros.

Biman quedó fascinado y me pidió que le regalase una demispinturas. ¡Claro!, le dije. Había una que era justo para él, tal vez sin darme cuenta, la hice para él. Y Biman me dijo: Si tu corazón quiere pintar y no pinta, estás privando al universo de algo que sólo tú puedes dárselo. Dios es el universo, y tú eres dios, y dios te pide que pintes, si no lo haces, vas a sufrir, y al universo le va a faltar algo importante que no le estás dando, y también va a sufrir. Pero si haces lo que dios te está pidiendo, o sea, tu corazón, todo va a fluir en armonía. No tengas miedo…

Pinturas y Biman 001

El camino me va ofreciendo su magia, y yo espero poder retribuírsela, de la mejor manera…

Gracias, Biman, por mostrarme los sonidos de mi corazón. Justo leí por ahí que una mujer escribió algo como esto: “mi corazón no late, maúlla”, y el mío está haciendo crac, porque se abre…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s