ENTREVISTA – Seba Ibarra: “Infrenable Paraíso”

Publicado originalmente en Revista Kay Pacha. Julio 2014.

– Por Cecilia Hauff

seba ibarra

La música y los viajes siempre han ido de la mano. A mí al menos me pasa eso, me pasa también con tu música que me lleva de vuelta a mis pagos, el nordeste argentino. Nunca fui oyente de folclore tradicional, pero las canciones con sonidos actuales y reminiscencias de sonidos y asuntos localistas, me encantan. ¿Cómo se llama eso, musicalmente? O, dicho de otra forma, ¿cómo definirías el estilo de la música que creás?

Seba IbarraHay músicos que suelen llamar a este estilo folklore urbano, sobre todo para darle un lugar en las bateas de las disquerías,  es un nombre bonito pero no creo que sea tan representativa para mí esa denominación.  Cuando me pongo a pensar en qué tipo de música estamos creando junto a mis compañeros de banda, llego a la conclusión de que es música que representa un lugar y un momento:  el  Litoral argentino y al tiempo en que estamos viviendo.  Alguna vez  escuché a Peteco Carabajal una definición de folklore donde planteaba que para que una canción sea folklórica debía no solo representar un lugar determinado, sino quedar en el imaginario popular y sobrevivir a los años. Me encantaría, bajo esa definición, que mis canciones sean folklóricas algún día. Por ahora me quedo con ese nombre que inventamos: Pop Litoraleño. Con ese nombre de estilo tengo la libertad de hacer muchas cosas y el que no conoce lo que hago ya se puede imaginar que es algo un poco raro. 

Te siento un músico latinoamericano, no sólo litoraleño, ¿vos cómo te sentís?

Seba: Toda la música que escuchamos  tiene una influencia  de músicas anteriores, ninguna nació de la nada. Yo me siento muy influido por la música latinoamericana, y me inclino particularmente por las que se mezclan con el rock. Y por ese camino voy.

Realmente encaro la música como un latinoamericano que vive en Chaco, es una gran recompensa  cuando me dicen que un mexicano se emocionó con la letra de “Mundo” o que a alguien en Colombia le gusta la canción “Tereré”, es mi pequeña señal de que alguien entiende lo que estoy tratando de hacer. 

seba ibarra2

Los músicos tienen ese privilegio de poder viajar con su arte de un lado para otro. ¿A vos te gusta viajar con tus  canciones? ¿Esos viajes te permitieron crecer artísticamente?

Seba: Cuando empecé a tocar y quería grabar discos, pensaba solamente en que viajaran las canciones, que se escucharan muy lejos de donde yo vivía. Cuando hoy me encuentro viajando junto a ellas me siento sumergido en una gran aventura y disfruto mucho eso.

El contacto con otros músicos, personajes y paisajes enriquece, viajar te permite todo eso, sin contar que las horas de viaje a veces te obligan a inventar cosas o escribir para no aburrirte, de ahí suelen salir buenas ideas.

Hay una canción, “Si mal no me equivoco”, que me gusta mucho. Empieza así: “Esta mirada que da a la ventana y esta ventana que da / a la vereda que da a la avenida y esta avenida que da / da toda la vuelta al mundo y por ahí te vi pasar / pero me está preocupando que te fuiste para allá.” Tiene movimiento, tiene viaje, tiene encuentros y desencuentros. ¿Podés contarnos cómo nació esta idea, esta historia, esta canción?

Seba: Yo quería armar una historia a lo largo del segundo disco, con un personaje que tuviera un punto de vista algo extraño y que viviera en una ciudad como en la que vivo yo.  A ese personaje lo llamamos Palimay (y cualquier parecido con el autor es pura coincidencia).

El disco tenía como pilar fundamental, esta canción, donde el protagonista toma una decisión muy rara basándose en su propia lógica: si su amor pasó hacia el este, el personaje, sabiendo que el mundo es redondo, sale para el oeste para encontrarlo en la otra punta del globo.  Era una manera divertida de contar que a veces  tomamos decisiones basándonos en ciertas ideas locas que tenemos, y como intuimos que más o menos nos equivocamos, esperamos que todas las condiciones se den para que ocurra un milagro. Mientras, el personaje va obsesionado, sin querer, recorre el mundo. 

En general, entre tus canciones que más me gustan, noto algo recurrente en el estilo de los textos, una sucesión de imágenes minimalistas pero que permiten proyectar mucha cosas más en el imaginario de quien las recibe; digamos que uno se puede “hacer la película”,  como   en   el   caso  de “Gota madre”, que cuenta la historia de una gota de agua que cayó de una bombilla de tereré. Tus puntos de vista son originales. ¿Qué podés revelarnos con respecto a esa fuerza de tus letras?

Seba: Hace mucho tiempo, cuando tocaba con mi primera banda de rock, alguien me dijo que mis letras eran muy visuales, y a partir de ese momento me obsesioné tratando de evitar escribir cosas de ese tipo. Pasó el tiempo y en un momento quise transmitir cierta nostalgia, para eso busqué lo que resultara más sincero y volví a contar cosas a través de las imágenes. Por ejemplo, buscaba en mi cabeza la imagen de un personaje que estuviera pasando por alguna situación emocional y a partir de ahí saliera la música. Creo que “Gota Madre” es el ejemplo más claro de eso.

En muchas de mis canciones existe una especie de juego donde me propongo que todo no sea tan directo, sino que el que la escucha tenga que encontrar o intuir algo que no  está explícito. En los momentos en que aparecen ese tipo de canciones siento que llegan los mejores viajes que se pueden hacer.

Tierra Verde” es un disco con canciones para niños que editaste con Mauro Siri, con un fuerte contenido ecológico. Además leí por ahí que la idea surgió luego de haber trabajado en talleres con niños. ¿Podés contarnos cómo fue ese intercambio que viviste con los niños? ¿el taller y las presentaciones del disco?

Seba: De alguna manera la música me llevó a trabajar con chicos, y desde el principio me pareció muy natural y divertido. Ahora comprendo que por ser mi madre maestra jardinera, siempre estuve involucrado con ese mundo. Cuando me tocó trabajar con chicos resultó una experiencia totalmente natural, motivadora y creativa.

En ese tiempo me fui dando cuenta de que en Chaco no había un disco para chicos y gracias a Mauro Siri que me siguió en la locura pudimos darle forma a un álbum con las canciones que tenía. Se sumaron Esteban Peón y Guido Romero Scherf que le dieron la forma final a esas canciones. Cuando presentamos este material en vivo lo hacemos en una puesta donde hay imágenes proyectadas hechas por varios artistas plásticos chaqueños  y cineastas, y vamos tejiendo una historia que transcurre cerca del río Paraná. En escena la música suena con guitarra eléctrica y batería en medio del monte. Los chicos entienden el concepto y disfrutan la música, te lo hacen saber siempre, se siente desde el escenario.

Por último, contanos cuál ha sido tu último disco y en qué proyectos andás…

Seba: Coincidentemente hoy por hoy mi proyecto principal es contarle a todo el mundo que mi último disco se llama Infrenable Paraíso (Ojo, Infrenable, no Irrefrenable) y para eso estamos armando las giras de este año. Mientras tanto el Ruta Nacional Canción sigue andando.  Y también sigue rodando Tierra Verde. Para mí hacer canciones, grabarlas y mostrarlas es un impulso vital.

seba ibarra3

Para ver la revista completa y descargarla, este es el link:

KAY PACHA 6: http://issuu.com/kaypacharevista/docs/kay_pacha_6

Para ver otros números de la revista:

http://issuu.com/kaypacharevista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s