Caminar por Miraflores: Parque Kennedy

Las propuestas gratuitas, al aire libre y llenas de naturaleza en medio de una gran ciudad, son las mejores, siempre. Por eso me gusta vivir en Miraflores, porque es un oasis urbano en el desierto, con la ventaja de tener el océano ahí nomás. Alguna vez leí que Lima es la única capital Sudamericana sobre la costa del Pacífico y que, además, es la segunda megaciudad en un desierto después de El Cairo. Detalles que la hacen única.

Sin dudas, este es uno de los distritos más bonitos y seguros de Lima, tanto de día como de noche, por eso deberías aprovechar para salir a caminar. Te propongo un recorrido que podés hacerlo a pié, aunque si pudieras conseguir una bicicleta, patines o skate sería mejor, ya que hay una ciclovía que vuelve un poco más amigable la locura del tráfico peruano.

Parque Kennedy: miau

Empecemos el paseo en el punto más fácil de encontrar para alguien que es nuevo en la ciudad: el Parque Kennedy, uno de los sitios más característicos del barrio.

122
La foto fue tomada de este blog.

Se ha ganado la fama de ser “el parque de los gatos”, ya que hace más de veinte años que se registra la presencia de estos animales habitando por allí. Primero fue un intento de controlar el exceso de ratas y palomas, sólo que después no se pudo manejar el número de felinos. Actualmente, un grupo de voluntarios se ocupan de los cuidados y alimentación, por lo que el abandono de gatos en el parque proliferó, como consecuencia, tuvieron que poner multas muy altas. Lo bueno es que muchas personas acuden a diario para pasear y acariciarlos, incluso para adoptarlos. Digamos que todo esto hace que el parque tenga un aroma felino muy particular. A mí me encantan los gatos, pero, sinceramente, les confieso que he visto muchos por ahí que son un poco extraños, puede ser sólo una percepción mía, visítenlos y a ver qué les parece.

¿Sabías que en Perú se come gato? Sí, no en todas partes. Forma parte de algunos rituales religiosos de origen africano. Dicen que los crían para comérselos en algunas zonas como San Luis del Cañete, Chincha, El Callao, durante las celebraciones de Santa Efigenia. Hacen todo tipo de platillos preparados con carne de gato que han sido criados durante el año. Yo aún no conozco a nadie que haya comido gato, pero sí a un peruano que dijo que su abuela había probado una vez. La propuesta gastronómica de este país es más impresionante de lo que creíamos, ¿no?

Comida medio peruana

Si pasás por el Parque Kennedy, no te comas a los gatos, por favor. Mejor aprovechá que al atardecer y, especialmente los fines de semana, hay carritos (o carretillas, como les dicen acá) de vendedores ambulantes de comidas típicas. Bueno, cada vez que digo lo siguiente los peruanos empiezan con chistes sobre argentinos, pero lo cierto es que no les gusta que les diga que muchos de esos platos “típicos peruanos” existen, con algunas variantes, en muchos países de Sudamérica. Especialmente los que tienen origen español y árabe. Por ejemplo, los picarones, que son como buñuelos, o sea, una masa dulce frita en forma de rosca a la que se le pone miel, aquí le ponen miel de caña dulce que tiene un nombre diferente: chancaca. En realidad, la mayoría no sabe de dónde sale la miel, pero sí saben que tiene un ingrediente que lo hace diferente a otras versiones de buñuelos: ¡la masa tiene zapallo y camote! Esto me pareció una genialidad. Camote es batata, o boñato, o papa dulce. Les paso una receta.

maxresdefault

También en estos carritos venden una versión de nuestras típicas tortas fritas, pero dulces (cachangas), porque en Perú casi todo se come dulce o picante; todo, hasta lo que no te imaginabas que podía ser azucarado. Lo agridulce me parece que viene de una fuerte influencia asiática y el ají, sin dudas, es de origen andino. Otras opciones son las butifarras, unos sánguches de jamón con verduras. Existen muchos tipos de jamones y embutidos preparados con carne de cerdo y de pavo, algunos tienen sabores y formas de preparar más asiáticos que europeos. Dicen que entre finales del siglo XVIII y principios del XIX, casi todos los “señores” de Lima tenían un cocinero chino o japonés en sus casas, de ahí esa extraña influencia. Bueno, también hay churros, la masa frita, alargada, rellena con dulce de leche, pero esto hay en todas partes, ¿no? Acá le dicen al dulce de leche: manjar blanco, no sé por qué, ya que el manjar es marrón. Para mí lo más exótico es la mazamorra morada que se hace de maíz morado. Es como una crema morada, creo que se le pone almidón de yuca o de papa (chuño) para que quede espesa. Me gustó cuando la probé en Huaraz, pero luego descubrí que cada persona la prepara bien diferente, al igual que la chicha.

img_2564

No soy una persona que compra habitualmente comida en la calle, trato de comer sano, así que no puedo constatar que aquí se coma rico, pero sí paso el dato porque me lo recomendaron otras personas.

Algunas veces me invitaron a comer, sentada en el parque o mirando al parque, las papas fritas de La Lucha, que está justo enfrente, dicen que son las más ricas de Lima. Yo, la verdad, no soy fan de las papas fritas, pero debo admitir que estas me encantan. Son papas huayro que se fríen con cáscara, te las sirven con unas salsitas bien buenas, mi preferida es la de aceitunas negras, que también son muy peruanas.

También hay una librería frente al parque que sirve café orgánico, a veces me quedo mirando como  unos venezolanos chéveres dibujan florcitas en la espuma del café antes de servirlo. Me parece genial. Si me animo, cada tanto, entro al Choco Museo, me hago la turista que descubre el sitio y me sirven gratis un té de cascarillas de cacao y aprovecho para probar, por décima vez, un pedacito de chocolate amargo que me encanta.

Hay más

Además de ser un espacio verde bien cuidado con jardines de flores coloridas, los fines de semana podrás visitar el Paseo de los Pintores donde artistas locales exponen y venden sus cuadros. También  hay una pequeña feria de artesanos conocida como La Rotonda. Pero aclaro que están sindicalizados, no está permitido que cualquier artesano ofrezca sus productos en el parque, hay muchos controles.

1504163_954382571243277_8234078063999869652_o
Esta foto sí es mía.

La movida cultural popular miraflorina se manifiesta en este parque, especialmente en un pequeño anfiteatro llamado “Chabuca Granda”, como la famosa cantante peruana. Allí, los fines de semana se toca música para bailar ritmos latinos en pareja, como salsa. La actividad es gratuita y convoca a adultos, ancianos y turistas que se divierten y le dan vida a este sitio. La verdad es que me encanta ver a los viejitos bailando, en pocas partes se ven espacios recreativos para adultos mayores como éste. Cuando lo descubrí pensé: es una buena ciudad para envejecer.

Parque-kennedy-dance-foto-2
Esta imagen la tomé prestada de este blog.

También se realizan conciertos de diversos géneros musicales al aire libre. Fui a ver a la banda de ska de unos jefes que tuve, fue bien divertido. Otros días pasé y había rock and roll. Lo cierto es que casi siempre hay algo para ver por ahí.

Algunas actividades que suelo hacer en torno a este parque son dejar amarrada mi bici para ir caminando a hacer trámites o compras, descubrí que a cualquier hora es seguro dejarla ahí porque hay cuidadores. A veces me voy a un bar y también me gusta dejarla bajo la vigilancia felina. En ocasiones uso este sitio como punto de encuentro para ver a la gente que acaba de llegar a la ciudad y desde ahí arrancamos hacia algún paseo. Además, muy cerca está la calle Berlín, donde hay muchos bares, y solía trabajar en un hostel. Algunas veces entro a las librerías que están alrededor, pero no compro nada, son muy caros los libros en este país, al menos me saco las ganas con los ojos o me torturo un poco. Otras veces trabajo como guía en bicicleta de un tour gastronómico y paro aquí para contarles a los turistas algunas de estas cosas.

Por otra parte, el Parque es el punto de salida de varios Free Walking Tours que existen en la ciudad, incluso dicen que hay uno literario en torno a la figura de Vargas Llosa que aún no pude hacer, es gratuito y sale todos los viernes a la tarde desde el museo municipal que está por ahí. Desde el parque se ve el Café Haití que parece que en algún momento fue el punto de encuentro de intelectuales y artistas peruanos, incluso aparece nombrado en alguna novela del Premio Novel de Literatura. Cosas que se cuentan…

Bueno, el resto les toca descubrir a ustedes y me cuentan. En el próximo texto los invito a seguir caminando o pedaleando desde el Parque hacia el Océano. ¡Nos vemos!

(Mi cámara ya no anda tan bien, así que me he robado algunas imágenes de la web).

También escribí:

Guía Lima: Miraflores

 

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s